Buscar
  • Jennifer Giraldo

Tiempos de covid-19

Actualizado: 1 de may de 2020

EL INICIO DE LA SIMBIOSIS HUMANO-NATURALEZA.



Simbiosis es la asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital.

Vivimos un momento sin precedentes. El COVID-19 nos tomó por sorpresa y nos obligó a hacer una pausa MUNDIAL...Ha sido como un freno en seco.


La primera revolución industrial trajo consigo el entendimiento de la increíble capacidad creadora que poseemos transformando las estructuras sociales y económicas vividas hasta el momento.

Sin embargo, al tiempo que vivíamos el más grande despertar de la creatividad humana comenzamos a explotar los recursos naturales como nunca antes en la historia y con el tiempo desconectamos el corazón y la mente, convirtiendo nuestro interior en un lugar lleno de recovecos al que da miedo entrar. Sí, creamos máquinas y objetos que cambiaron nuestra vida, pero también, edificamos un espejismo de lo que significa vivir bien.


Desde la primera revolución industrial las cosas no han cambiado mucho, seguimos produciendo y destruyendo de manera egoísta ocasionando una degradación vertiginosa de la naturaleza y el medio ambiente.


El problema de esos momentos claves de la historia no ha sido descubrir nuestro potencial, fue y es que nos olvidamos de la fuente de los recursos que utilizamos para construir todo lo que hoy conocemos. Olvidamos que a partir de la observación de la naturaleza es que han surgido los inventos más revolucionarios para el desarrollo de nuestra sociedad actual, olvidamos que cada objeto que conocemos es una copia de lo que YA EXISTE en la naturaleza los aviones, es el ejemplo más común de ello.


Otro problema aún más peligroso es el estado de comodidad en el que estuvimos hasta este momento.


El COVID-19 un ser microscópico pero poderoso, nos está mostrando lo vulnerables que somos, arrebatándonos el confort de una manera que nunca imaginamos: desde la quietud. Ningún evento en la historia había logrado paralizar a la humanidad completa. Y es que estamos acostumbrados a estar ocupados, distraídos, produciendo como máquinas.


Y es en esa quietud donde encontramos la parte positiva de todo esto: durante la reducción de la actividad humana hemos podido ser testigos de cómo la tierra se va limpiando, regenerando y siguiendo su curso enseñándonos nuevamente lo poderosa que es, e invitándonos a repensar nuestro estilo de vida.


Ya todos nos enteramos de la mejoría drástica de las aguas en los canales de Venecia al punto de observarse cristalinas y la reducción de las emisiones del CO2 en un 25% en China.


Pero quiero hablar de casos mas cercanos a mi experiencia personal.


Medellín es una ciudad rodeada de montañas, ubicada sobre la cordillera central de los Andes. Debido a esta geografía de “nido”, el aumento del parque automotor y la descarga de gases emitidos por la industria, Medellín es la novena ciudad mas contaminada de Latinoamérica según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Gracias a la desaceleración de las actividades desde que se desató la pandemia, la calidad del aire ha mejorado sustancialmente en una temporada en donde típicamente la contaminación alcanza sus puntos más críticos.


En datos del Siata (Sistema de alerta temprana de Valle de Aburrá):

El 1 de abril de 2020 es la primera vez desde el 2016 que todas las estaciones de monitoreo registraron un índice de calidad del Aire (ICA) verde de manera simultánea, esto quiere decir que el aire contiene entre 0 y 50 PM 2.5 y es seguro para toda la población, además han registrado la medida de PM 2.5 mas baja de los últimos años.


Esto es una gran noticia teniendo en cuenta que la ciudad se encontraba atravesando un episodio crítico de contaminación desde principios de marzo que se repite año tras año.

Estos episodios críticos son visibles para todos pues en temporadas de alerta, sobre Medellín y el Valle de Aburrá se posa una nube de contaminación que opaca hasta la montaña más imponente. Pese a lo tangible del asunto, muchos ciudadanos, especialmente dueños de vehículos no acatan las medidas tomadas por las autoridades para mitigar la contaminación.


"Los actos mas sencillos impactan todo tu entorno..."

Por supuesto que las mejoras en el aire también son visibles y desde que esto comenzó a ocurrir, muchos ciudadanos han compartidos en redes el paisaje montañoso que de nuevo se puede observar a lo lejos.


Otro factor de contaminación importante que ha mejorado y que “vale la alegría” mencionar, es la disminución drástica de los niveles de ruido en la ciudad, no tenemos un dato científico pero la calma que se respira y escuchar las aves durante todo el día y no solo en la madrugada es la mejor prueba para afirmar que esto está pasando.


Todos estos acontecimientos me generan alegría, pero también inquietudes para el futuro:


¿Estaremos aprendiendo la lección?

¿Saldremos de esta situación mas conscientes de lo importante que es la naturaleza para nuestra supervivencia y bienestar como especie?

¿Estamos comprendiendo que es necesario hacer cambios ahora mismo como sociedad para no cometer los mismos errores con el medio ambiente? Y sobre todo ¿estamos dispuestos a hacer esos cambios?

¿Entendemos que los daños que causamos a la naturaleza nos afectan directamente sin importar raza, religión, o condición económica y social?


A partir de ahora, ser ambientalista debería ser lo normal sí queremos conservar nuestro planeta y sobrevivir. No se trata de hacer todo perfecto y cambiar todo de golpe, por supuesto que no. Un paso a la vez es suficiente, pero démoslo. Otra de las grandes enseñanzas que nos deja el COVID-19 es que los actos más sencillos impactan a todo tu entorno pues solo con el hecho de quedarse en casa te proteges y ayudas a frenar el contagio.


Que este alto en el camino sea el comienzo de un nuevo despertar de la creatividad humana en el que el desafío es reinventar lo que conocemos y caminar hacia una vida responsable y consecuente con el medio ambiente.


Y esa es precisamente la intención de este blog: ayudarnos entre todos a construir la simbiosis naturaleza-humano mostrándote las similitudes que existen entre las formas de la naturaleza y las creaciones humanas y divulgando emprendimientos e iniciativas responsables con el medio ambiente buscando que se puedan expandir.


BIENVENIDOS!

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
ContactO

​Tel: +57 320 724 8218

bractea.contacto@gmail.com

Medellín, Colombia

© 2020 para Bráctea Ecosistemas.